Si eres de los que con el buen tiempo añade hielo al café, tienes que probar esta «nueva» bebida. Decimos «nueva» porque acaba de ponerse de moda pero en realidad los primeros datos de extracción datan de mediados del siglo XVII…

A ver, vayamos por partes que quizá no te estés enterando de nada: veamos qué es el cold brew, de dónde proviene, cómo se toma y algunos datos curiosos.

¿Qué es el cold brew?

El cold brew es una infusión fría de café (que no un café frío). Se diferencia del Iced-Coffee en que, a diferencia de este, no es una infusión de café que se ha dejado enfriar, sino que la extracción ha tenido lugar en frío. Esta extracción en frío del café se hace mediante la inmersión en agua durante un largo periodo de tiempo (entre 12 y 24 horas). Es un proceso que hace que el sabor sea menos ácido y amargo y se favorezcan las notas dulces.

Lo que sucede con el Iced Coffee bastante a menudo es que el sabor del café sea demasiado ácido por los procesos de cambio brusco de temperatura. Sin embargo, esto no sucede con el cold brew, una bebida que además puedes recrear fácilmente en casa.

¿Cuál es el origen del cold brew?

Como todo, hay teorías… Se dice que en Japón se lleva bebiendo bajo el nombre de «Kyoto Coffee» desde 1600. En esa época fue cuando los marines holandeses lo introdujeron, ya que el objetivo era que el café llegase en buen estado y no podían hacer fuego en alta mar por el peligro que podía suponer a sus embarcaciones. Los japoneses entonces, que ya tenían experiencia respecto a la extracción en frío del té, crearon el Kyoto Cold Brew, un sistema de extracción lento para preparar el mejor Cold Brew que, además, resulta muy hipnótico de ver.

Esta bebida no llega a Occidente hasta 200 años después, más o menos en 1800. Se popularizó entre los soldados debido a la concentración de cafeína y azúcar, de hecho, se dice que los legionarios franceses en Argelia fueron quienes empezaron a tomarlo.

Ingredientes del cold brew

¡Sencillísimo! Café y agua. Claro, no cualquier café, si utilizas uno de especialidad y recién molido el resultado será mucho mejor. De hecho, aquí te dejamos cantidades y procesos para preparar 600ml de Cold Brew:

  • Café 40 g
  • Agua 600 g/ml
  • Una malla o seda
  • Un recipiente de cristal
  1. Moler el café con una molienda media
  2. Meter el café en la malla
  3. Metemos la malla en un recipiente de cristal.
  4. Echamos el agua en el recipiente a través de la malla.
  5. Remover
  6. Tapar
  7. Reposo de 15 horas en el frigorífico (¡atención a los olores fuertes!)
  8. Por último, retirar la malla y listo.

Te recomendamos conservarlo en frío (en la nevera puede durar meses después de la extracción) y servirlo en un vaso de cristal con un par de cubitos Classic Ice. También, al igual que el Iced Coffee puedes servirlo con leche y/o azúcar según tu preferencia.