El Gin Tonic se ha convertido e una de las bebidas más populares de nuestro país en los últimos años, una moda que ha estado acompañada de un amplio lanzamiento de ginebras de todo tipo (incluyendo marcas locales) al que se le ha sumado una tendencia popular (y poco acertada en la gran mayoría de los casos) de acompañar nuestra copa de infinidad de frutas, especias, frutas exóticas o flores silvestres. Ahora toca repasar, los aspectos fundamentales para preparar en casa un buen gin tonic.

La ginebra y la tónica

Fundamental partir de una buena ginebra. Una vez que lo hayamos hecho, debemos asegurarnos que ésta esté fría para así disminuir el contraste de temperatura con el hielo y garantizar un trago más placentero. Debemos verter la ginebra a cierta altura de nuestro vaso, solo así conseguiremos que permita oxigenarse y liberar sus aromas mientras resbala por los hielos.

Al igual que pasa con la ginebra, hoy en día podemos encontrar infinidad de tónicas en nuestro supermercado de referencia. Encontrar una buena combinación entre ginebra, tónica y cítrico a utilizar es esencial.

 

El hielo es esencial

Qué os vamos a contar en este sentido. El hielo es capaz de arruinar tus copas, hielos que se derriten en pocos minutos y son capaces de aguar tu gintonic. El hielo debe ser grande, compacto y duro para que no se derrita fácilmente.

Es mejor utilizar un hielo industrial, de los que se fabrican a muy baja temperatura y con agua osmotizada. El hielo de casa no suele ser un buen aliado ya que nuestra cubitera doméstica suele estar rodeada de otros ingredientes que pueden «aromatizar desagradablemente» nuestros hielos.

Nos encanta utilizar nuestras Ice balls, 4 ó 5 esferas de hielo en nuestra copa y tendremos la temperatura y hielos perfectos para poder disfrutar de un fantástico gin tonic

 

 

La copa

Si el interior es básico, el exterior también lo es. Lo más recomendable es utilizar copas de balón ya que son amplias y disminuyen la superficie de contacto con nuestras manos. Además tienen la suficiente capacidad como para que quepan todos los ingredientes de forma desahogada.